Las caderas, después de todo un invierno trabajando sin parar y estar mas pasivas en verano, suelen atraer una serie de circunstancias como: polvo, atascos y averías ocultas.

Incidencias más comunes en las calderas:

  • Escuchar un ruído de rozamiento, posiblemente es una avería en la bomba, podrá ser reparada o en algunos casos sustituida por no tener reparación.
  • Si gotea por la parte inferior del aparato puede deberse a una rotura de la válvula de seguridad.
  • Otro problema frecuente son las bajadas de presión provocando que la caldera no caliente lo suficiente o nada. Esto es debido más a un desajuste que a una avería en sí.
  • Obstrucción en la salida de humos. Hay varias causas por las que se pueden producir, y se trata de una avería importante, el monóxido de carbono que genera su funcionamiento ha de evacuarse por la chimenea o conducto de salida.
  • Otra avería muy común es la sonda de temperatura encargada de detectar si el agua está caliente.

Éstas y otras más pueden ser la causa de que su caldera no esté bien. En TecniSevilla se lo aclaramos y solucionamos, para que su problema sea resuelto lo antes posible.

Termo eléctrico

Termo eléctrico las causas más comunes de avería son las siguientes:

  • La rotura de la resistencia haciendo que deje de calentar.
  • Acumulación de minerales, es la causa más frecuente en la picadura del calderín, en los termos eléctricos.
  • Si el termostato está averiado se pueden dar 2 causas: una que no funcione (no calienta), y la otra que se quede recalentando el agua.

La falta de mantenimiento y la revisión del ÁNODO de sacrificio puede evitar la prematura avería del termo.

 

Calentador de gas

Unos de los más habituales problemas con los calentadores de gas que nos encontramos, es la incorrecta instalación por parte del técnico. Una vez instalado el usuario puede encontrarse con  que el calentador no enciende o que éste se apague mientras está duchando. Por eso es muy importante que la instalación la realice un especialista en calentadores.

Para evitar que el calentador no se apague, es necesario que tenga una salida de gases bien acondicionada y del material adecuado. En el caso de que no lo tenga así es conveniente instalar un de tiro forzado.